Clínica de ENEBA

Escrito por Prensa

Se realizó este fin de semana la clínica de ABATEBA - ENEBA Capital Federal reválida 2014 en las instalaciones de Obras Sanitarias. A la misma asistieron entre entrenadores, monitores y oyentes, 500 personas.

La jornada matutina del sábado comenzó con el Profesor Carlos Gómez (Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en la Universidad de Vigo, España), quien dio un taller sobre Motricidad a la Táctica; para ejemplificar sobre el rectángulo sus conceptos, tuvo la ayuda de los Minis del club anfitrión. Ellos pusieron sus ganas y talento para los ejercicios enfocados en la toma de decisiones bajo el concepto “Construir para Destruir”.

Con esa premisa, los chicos trabajaron en el uno contra uno, movimientos a 6 puertas, picar la pelota sin mirarla, pases con rotaciones en 3 conos, jugadas con piques de 6 segundos, etc.

Gómez (quien fue entrenador superior en la Federación Española) remarcó en varias ocasiones lo fundamental de la toma de decisiones en situaciones reales de juego y la importancia en los entrenadores de desarrollar el sentido que desea potenciar en el jugador.

Luego llegó el turno del Psicólogo Germán Diorio, quien se desempeñó como tal en Quilmes de Mar del Plata y actualmente en Obras Básket. Disertó sobre el rol del psicólogo en los clubes y la resolución de conflictos.

Con un lenguaje claro y fluido dejó interesantes conceptos ante una tribuna que lo escuchó atentamente: “El deportista no suele tener en cuenta que mucho de su falta de desarrollo es por problema de cabeza. Son cuestiones sobre los que menos se trabaja en la formación; ello provoca una merma de rendimiento”.
Esa merma de energía Diorio (quien es autor del libro “El psicólogo del club”) aseveró que influye directamente en la efectividad, claridad táctica y ejes de conducta.

“La psicología es la ciencia más inexacta de todas porque cada individuo es distinto. Por esa razón es que el.mejor psicólogo del club es el psicólogo, no el entrenador”, afirmó, asegurando que el profesional de la materia adecua sus conocimientos a los cursos de la sociedad, ejemplificando que antes el concepto de adolescencia quedaba encuadrado entre los 13 y 18 años, y hoy esa franja se amplió de los 9 a 30.

Acerca de los beneficios de tener un psicólogo en las instituciones, remarcó los siguientes:

Cuando enfocó su disertación a anticipar y destrabar conflictos, destacó que los problemas también se scoutean al nivel de rivales, por lo que el psicólogo no está solamente para acudir en tiempos o situaciones de crisis y que su función es prioritaria cuando deben bajarse los niveles de angustia.
Diorio explicó que un problema determinado en el grupo debe identificarse, valorar, anticipar y atacar para poder acceder prontamente a su resolución.

La sorpresa de todos la generó la presencia de Viktor Bengtsson (30), un entrenador sueco con sangre argentina (su mamá es tucumana) que se enteró de la Clínica por Internet y los tiempos le dieron para estar presente. Viktor vino al país a visitar a su familia, que vive en Tucumán, y también a mirar mucho básquetbol y asistir a clínicas y cursos para incorporar conceptos. Trabaja en el Södertälje BBK, el club más grande de Suecia, como entrenador del equipo masculino sub 20 y asistente técnico de la Primera división. Además, ahora dirigirá la Selección masculina sub 20 de Suecia que jugará el Eurobasket de la categoría.

Su pasión por el básquetbol argentino nació viendo jugar a la Generación Dorada. Tanto es así que en la portada de su perfil personal de Facebook aparece la foto de aquel equipo que quedó inmortalizado luego de semejante logro, con Manu Ginóbili, Pepe Sánchez, Alejandro Montecchia y compañía luciendo las medallas con las coronas de laurel en la cabeza. “Soy re fanático del básquetbol argentino. Yo estaba en Atenas cuando ganaron el oro olímpico. Vi los cuartos de final, las semifinales y la final de ese torneo. En 2002 seguía los partidos del Mundial de Indianápolis por Internet. En 2010 estuve en Turquía mirando el Mundial y ahora también viajé a Sevilla para ver el torneo. Yo me muevo mucho en Europa para ver jugar a Argentina”, contó, utilizando un muy buen español. Y siguió: “La Generación Dorada logró tener hombres que jugaron el mismo tipo de básquetbol durante 10 o 12 años. Es único en el mundo. España tiene algo más o menos parecido, con Navarro y Gasol, pero los demás países siempre cambian jugadores. Es único haber podido tener un nivel tan alto con pocos jugadores. Es muy interesante lo que pueda pasar con Argentina de ahora en adelante, o cuando se retiren hombres como Ginóbili o Scola. Pero hay jugadores que me gustan mucho, como Campazzo, Laprovíttola y Delía. Estuve mirando a estos pibes en Sevilla. Son buenos, creo que Argentina va a seguir compitiendo en un alto nivel”, analizó.

Lo más importante para él es incorporar la mayor cantidad de conocimiento técnico y táctico, porque “en Suecia no tenemos cultura de básquetbol. Llevamos gente de otros países, como entrenadores de Serbia, Lituania y España, y hacemos clínicas. No tenemos profesores, tenemos que importarlos. Los entrenadores suecos viajan para ver los Mundiales sub 20 y el Eurobasket”. Y puso el ejemplo de Finlandia, el país vecino. “En el último tiempo, Finlandia, que tiene la misma cultura que nosotros, construyó un desarrollo de su básquetbol que nosotros tenemos que seguir. Si ellos pudieron, nosotros también. Haber jugado el Mundial fue algo muy fuerte para el país y su gente, que es muy pasional. El nivel de entrenadores en Suecia es bajo. Debemos importar información y aprender”, reconoció.

Viktor identifica la diferencia de juego que hay entre el básquetbol argentino y el de su país. “Por lo que pude ver, los equipos de Argentina tienen una idea de juego, tanto defensiva como ofensiva. Hay sistemas. En Suecia hay pocos equipos que tienen una identidad y saben a qué jugar. La mayoría le dan la pelota al americano para que juegue uno contra uno y tire. Hay que trasladar el baloncesto a los suecos porque son el futuro, pero nosotros importamos muchos extranjeros. Tenemos que buscar otra manera para subir el nivel”, aseguró, y prometió seguir recorriendo las canchas del país en donde haya más cosas que aprender.

Tanto Viktor como los cientos de entrenadores que estuvieron en la Clínica disfrutaron de la charla de Fernando Duró, que se basó en la explicación de la defensa “press” en todo el campo para formativas y alto rendimiento. Los chicos de la cantera de Obras Basket participaron de la actividad.
“Primero quiero agradecer a la comisión de entrenadores. No hago muchas clínicas de ENEBA. Me puse rápido de acuerdo con la gente de ABATEBA porque era en Buenos Aires, mi lugar de nacimiento. Fue muy bueno volver a Obras, que ha sido mi casa deportiva durante muchísimos años. Recordar a entrenadores como Heriberto Schonwies y a Sergio Smurra fue muy lindo. Han pasado muchos años y hay una gran cantidad de gente nueva que se apasiona con ser entrenador. Lo mío tuvo que ver con ayudarlos a entender por qué y para qué estamos y con incentivarles los valores y las convicciones, entendiendo que es una profesión difícil pero apasionante. Si tienen un poco de vocación de servicio, van a ser muy felices durante toda la vida. Ojalá les toqué llegar al alto rendimiento y al básquet profesional, que encierra otro tipo de programa, reglas y presiones. Estuve para mostrarles cómo lo hago, cómo entreno y cómo desarrollé jugadores, porque yo también dirigí formativas y femenino. Y después mostrarles que necesidades hay en los chicos para llegar al final del camino. En ese sentido fue muy provechoso, encontré mucha recepción y tolerancia a estar escuchando permanentemente. Me gusta mucho hacer estas cosas. Ojalá se repita”, comentó Fernando.

Duró le imprimió mucha pasión a su exposición, reafirmando con decisión cada concepto.“Yo soy nacido y criado en la formación de los chicos. Tengo mucha inquietud por este tema. Me encantó lo que expuso el profesor Carlos Gómez, hacía tiempo que no veía a un entrenador de formativas dando un programa sobre toma de decisiones, fue muy pedagógico. A Germán Diorio ya lo había escuchado. Hoy, la parte mental es el setenta por ciento del éxito de poder plasmar un programa adentro de la cancha. El trabajo que hace el psicólogo lo hace muy bien, Germán es uno de los pioneros”, dijo. Y agregó: “Yo toqué un tema urticante como la defensa presión, que es un tema fácil de explicar pero difícil de ponerlo en práctica, porque hay un montón de condimentos que a veces te limitan. Hay entrenadores que me han expresado que se vencieron ante los árbitros, la gente y los jugadores. Traté de ser lo más convincente posible y a incentivarlos a que se animen”.

¿Cuáles son las bases que hay que tener en cuenta para la formación de los chicos? Duró compartió su punto de vista:“Creo que lo principal tiene que ver con el compromiso y que los chicos sientan que progresan. Ganarse el respeto de ellos a través de la contención, el conocimiento y de demostrarles todos los días que le ponés mucha intensidad a lo que hacés, que tenés disciplina y sos ordenado. Todo eso en cuanto a lo que tiene que ver con la presentación del entrenador ante los chicos. Y a nivel de conocimiento hay que respetar las edades, los errores y tratar por igual a todo el mundo, tener reglas iguales para todos, no para el que juega más o menos o es mejor o peor. Necesitamos seguir creciendo y que los clubes tengan más básquetbol. A más chicos jugando, más trabajo va a haber. Creo que por ahí pasa el tema. Después está la convicción y la filosofía que implemente cada uno, pero más que nada hay que respetar la edad del chico y tener un tiempito para preguntarle qué le pasa”.

La jornada del domingo comenzó puntuablemente con la charla de Daniel Chaher sobre la relación entre el entrenador y el jugador: “es un tema complejo pero muy interesante. Esa relación entre el líder que debe legitimar las cosas que el entrenador propone. Es fascinante, interesante perro compleja y tiene muchas aristas” remarcaba el actual alero de GEVP.

Chaher, quien además ejerce su profesión de psicólogo planteaba en su exposición los diferentes tipos de entrenadores que hay entre los democráticos, los permisivos, los autoritarios. Al consultarlo cual sería el ideal, el “turco” planteaba que “no confío en los ideales, no creo demasiado ni en personas ideales ni lugares ideales y el entrenador no escapa a esta lógica. SI creo en el que se puede acercar a lo mejor. No quiere decir que uno sea mejor que otro, sino que los tres, dependiendo la situación, el contexto, y la necesidad del jugador debe aparecer. El mejor no es uno de ellos, sino el que puede caminar por los tres roles”
Otro de los temas vitales e importante es la cesión de roles. Chaher citaba el ejemplo de Popovich cuando más de una vez le dio a Ginóbili especialmente o a Parker la decisión de lo que había que hacer en una última bola. Al respecto, y referido a como se trabaja en Argentina en este aspecto, decía que “me costaría hablar del entrenador argentino en general porque obviamente no sé cómo trabajan todos. Pero si puedo decir que les cuesta delegar ese rol. SI me ha pasado tener alguno que, por lo menos en los jugadores veteranos, delegar alguna cuestión no solo deportiva sino también fuera de la cancha, como los horarios, los viajes, cosa que me parece apropiada, siempre y cuando el entrenador sepa que ese mínimo de poder que delega no le quita liderazgo y que el jugador entienda que no han cambiado los roles”.

Finalmente el ex jugador de Obras, al ser consultado sobre este tipo de clínicas puntualizaba que “jerarquiza al entrenador este tipo de clínicas. Si bien aparece la rase trillada sobre que todo está inventado, es importante escuchar la voz de otros, porque siempre hay algo novedoso para escuchar. Y la verdad es que cuando uno escucha a otros, aquellas verdades irrefutables que uno sostenía, terminan no siendo tales y allí se genera un aprendizaje”.
Una vez finalizada la participación de Chaher, nuevamente tomó la palabra Fernando Duró como último orador contando con la colaboración de varios chicos U19 de Obras y luego de esto se realizaron varios sorteos entre los participantes, finalizando la jornada pasado el mediodía.

Las fotos son gentileza de Diego Brunetti

Producción periodística: Emilio Hamilton, Luis Desimone y Alejandro Sonich